Volver a Reiki.do


5 PRINCIPIOS EN RELACIÓN A LA EXPANSIÓN DE LA CONCIENCIA

  • Por Fernando Prats Qochaorcohuataj

De la misma manera en la cual utilizamos en Reiki el término “Expandir” la conciencia en lugar de “Elevar”, saliendo de los conceptos bidireccionales que le generan trampas a la mente y que no nos permiten salir de la dualidad, en cuanto ésta se expande no podemos hablar de Niveles de la misma sino de Grados.


Los niveles generan claramente una estructura bidireccional, por el contrario los grados proporcionan una estructura que se puede asociar a la expansión.


Con esta idea, podemos generar una idea de cómo la conciencia se va expandiendo en la medida en que vamos trabajando y recorriendo el camino. Para esto vamos a poner a los principios del Reiki como ejemplo y vamos a llevarlos a esta grilla y a tener en cuenta que esto es solo un esquema sin rigidez y que solo está a manera de ejemplo para lograr comprender la idea general en la cual se busca explicar de manera práctica el concepto de expansión de la conciencia y la idea general de que el trabajo es permanente y que no tiene límites.

 

“Solo por Hoy, no te enojes”
Tomando este principio, veremos que podemos ir avanzando en el camino en diferentes formas. La primera y la básica es el asumir que difícilmente dejaremos de enojarnos a partir de leer este principio, y es por ello que en la primera etapa del camino vamos a vernos a nosotros mismos y a estudiarnos en cuáles son las situaciones en las cuales las expectativas nos generan ese choque violento con la realidad y reaccionamos de forma violenta.


En una segunda etapa vamos a ir más profundo asumiendo ya que el enojo es una reacción que responde a algo que duele y como expresión mejorada de la frustración y la depresión, energías frías, el organismo ha evolucionado para reaccionar con enojo. Estudiar ese dolor es la etapa que sigue. Damos por hecho también que quien esté en esta situación, ya sabe que situaciones son las que le producen malestares.


En una tercera etapa debemos pasar del REI al KI y es allí donde debemos encontrar nuestras formas de alerta para que podamos no intentar controlar la situación y muchísimo menos negarla, sino obtener la información necesaria que el hecho nos da para que podamos transmutar esa frecuencia densa en algo positivo.


En una cuarta etapa, aún más expandida, esa energía de transmutación debe estar en plasmado permanente, al punto tal que la sola presencia de un ser que sepa manejar esto, genere paz con solo estar allí. Aún en situaciones de conflicto, quien logre este grado, puede moverse en espacios de sumo conflicto puede ser quien aporte orden y tranquilidad para que situaciones difíciles se transmuten y generen bienestar. Esta etapa no tiene límites ya que esta transmisión de paz se puede expandir indefinidamente, pero no podrá ser ejecutada sin la conciencia de las etapas previas.

 

“Solo por hoy no me preocupo, me ocupo”
Vamos a seguir con un esquema (arbitrario) de cuatro grados. En este caso la primera etapa asume la idea de que debemos empezar a prestarnos atención y conseguir ocuparnos de nosotros mismos. Esta primera etapa tiene por objeto empezar a quitar de encima todas las situaciones en la cual nos hemos generado dependencias. Se trata de cambiar incluso la forma de pensar en cuanto a la ¨suerte¨, a las cosas que caen del aire a favor o en contra y asumir que somos RESPONSABLES de nuestro presente y de nuestro destino.


La segunda etapa sigue siendo de observación y trabajo interno. En esta etapa REI nos introducimos en el concepto de manera más profunda para que en este presente seamos los artífices de nuestro propio destino, observando las consecuencias de cada uno de nuestros actos en tiempo presente. Podemos relacionar los hechos que nos trajeron a nuestro instante y veremos claramente que no somos más que la consecuencia de nuestros propios actos. Si esto logramos internalizarlo bien, podremos desde el HOY, generar las acciones necesarias para seguir mejorando.


La tercera etapa es más KI. Allí veremos que nuestras acciones no solo generan resultados en nosotros mismos sino que además tienen consecuencias en los demás. La responsabilidad excluye ideas como las de “no me importa lo que pienses”, y cosas asi. Una persona responsable de sus actos, sabe y ejecuta en relación a si mismo y en el mismo orden hacia los demás.


El máximo grado de conciencia en este aspecto, está relacionado con que no solo los hechos generan una reacción en el entorno, cualquiera sea el tamaño de lo que consideremos entorno, sino que además, la imagen también lo hace. Tengamos por ejemplo una persona famosa y lo que genera en los chicos. Es irrelevante en este caso la realidad. La imagen de alguien puede inspirar a una persona de manera positiva o generarle una reacción nefasta. Por ejemplo un ídolo que lleva una vida de autodestrucción. Hacerse cargo de la imagen que uno genera es tener una cociencia expandida en su máxima expresión. Allí es donde no podemos hacernos los indiferentes en cuanto a “como los demás se tomen nuestros actos”.

 

“Solo por hoy se agradecido con lo que tienes”
En una primera etapa, y por cuestiones culturales a las cuales estamos sometidos, es natural que observemos situaciones positivas y negativas. El comenzar a ver que dentro de lo negativo, existe un punto de partida para generar algo contrario, si bien puede parecer pendular no sería una forma incorrecta de comenzar a transitar el largo camino de este principio. Esto no significa ni desentenderse ni mucho menos desestimar lo nefasto de una situación sino que el objetivo es aprender a ver las oportunidades que cada situación nos da.
En una segunda etapa, debemos lograr la calma en situaciones negativas y no adjudicarlas a cuestiones fortuitas sino a nuestro propio accionar pasado que tiene sus consecuencias en el hoy. El aprendizaje que vamos obteniendo en la vida, la mayoría de las veces tiene su origen en situaciones que desde un principio tomamos como aspectos negativos. Y es allí que quienes agradecen cada momento que les surgen aprenden a que cuando hay viento, no se quejan del mismo, ni buscan esconderse, sino que hacen molinos y producen electricidad.
En una tercera etapa debemos aprender a ver que tanto lo que considerábamos como positivo o como negativo son pendulares y producto de la misma frecuencia. Nuestra interpretación mental de la situación las encuadra en aspectos positivos o negativos cuando en realidad son solo esquemas producidos por nuestra propia mente. Salirse de la mente para observar la realidad absoluta tal cual es, requiere muchísimo trabajo interno.


En una cuarta etapa llegamos a la conciencia del todo y nuestra participación en la unidad. Es llegar a darnos cuenta que la existencia misma simplemente ES. No tiene péndulos, no tiene aspectos buenos o malos. Solo es. Y el solo hecho de tener la oportunidad de ser concientes de una existencia a partir de ser apenas una particula de carbono casi invisible para la magnitud del universo ya es suficiente para agradecer y honrar con una vida de constante expansión para obtener mas conciencia de la realidad.

 

“Solo por hoy trabaja duro y honestamente”
Este principio muchas veces se toma desglosado, en dos partes y suele simplemente tomarse con un ser honesto ante los demás. Es mucho mas profundo que eso.


En una primera etapa esa honestidad y trabajo duro, están relacionados con uno mismo. Ser honesto con uno mismo y trabajar en los aspectos que debemos ir puliendo quitando toda frecuencia que nos tire hacia la comodidad del estancamiento y nuestra zona de confort.
En una segunda etapa, obtenemos la conciencia del permanente movimiento que tiene el universo y la energía que lo abastece. De allí que entendamos que lo que no crece, decrece. Que el agua estancada o se evapora o se pudre, pero jamás está quieta. Adecuarnos al movimiento universal para intentar fluir en él requiere CONSTANCIA. No parar jamás de seguir creciendo, porque cuando creemos que estamos parados, la tierra sigue girando, al igual que el Sol y que toda la galaxia y que todo el universo. Cuando nos detenemos el universo sigue y nos retrazamos.


En una tercera etapa debemos encotrar el ritmo apropiado de movimiento. Es así como existe un orden de movimiento en el universo debemos encontrar el que se ajuste a nuestro esquema para lograr ese NO PARAR. La verdad allí juega un importante rol, ya que para poder mantener una mentira tanto hacia nosotros mismos como hacia afuera, requiere una cantidad de energía y un desgaste que no nos permitirá crecer y nos estancará. Piensen en lo que cuesta mantener una mentira y sientan el esfuerzo increíble que hay que realizar. Ese tipo de cosas son las que frenan el camino.


La etapa mas expandida está directamente relacionada con el último principio Shintoista: “Se debe hacer lo correcto por el solo hecho de hacer lo correcto, sin esperar recompensa a cambio”. No creo que exista, a mi criterio mejor definición de honor. El honor no discute, el honor no es dual. Podemos discutir de ética, de moral, pero lo correcto siempre tiende a ser una sola y correcta forma de hacer las cosas. Vivir honorablemente es el objetivo final de este principio y asi como los demás no existe un límite para ello.

 

“Solo por hoy se bondadoso con los demás”
En principio aquí debemos tomar conciencia de que existe un mundo vivo alrededor nuestro. De este mundo dependemos y el también depende de nosotros. Interactuamos, somos parte. Ni más, ni menos importante que el resto. Puede que por cuestiones culturales y de miedos propios tratemos en principio de no hacer daño para que no nos hagan daño. A pesar de que esta metodología puede no ser del todo eficiente, nos es útil en un principio para estar siempre con la mano abierta en función de dar. Aprender a valorar que prácticamente todo lo que somos y tenemos es producto de nuestra interacción con los demás seres de este universo.


En una segunda etapa vamos a observar y ser conscientes de que el bienestar de los demás seres mejora la calidad de vida global y en consecuencia la nuestra. Puede sonar egoísta, y probablemente lo sea. Pero dentro del camino, no es inapropiado seguir por esta vía ya que nos irá llevando a conclusiones que nos harán progresar y expandirnos.


Más adelante, vamos a sentirnos parte del universo ya no de forma egosita y vamos a propiciar el bienestar de nuestro entorno y ya esta etapa no tiene límites, porque como dijimos antes, lo que consideremos entorno, sera lo que nuestra conciencia nos permita tomar. Se trata de tener una actitud proactiva hacia la expansión de los demás.


La etapa mas expandida de todas es que esta actitud sea una forma de vivir a tal punto que logremos buscar el bienestar aún de aquellos seres que no desean el nuestro. Si queremos caraturarlo como “enemigos”, para que se entienda el concepto, podemos hacerlo con tal fin. La idea es que busquemos y seamos proactivos también en la búsqueda de que esos seres estén bien.


ALGUNAS CONCLUSIONES
La idea general de estas líneas es entender que los principios no son mandamientos a los cuales hay que simplemente repetir, aceptar y cumplir, sino que son caminos que nos guían hacia la expansión de la conciencia y solo podremos entenderlos en la medida en que los meditemos y los empecemos a vivir transformando sus significados en la medida en que vayamos comprendiendo nuevos conceptos.