Volver a Reiki.do


DESAPEGO A LAS EXPECTATIVAS

  • Por Gabriela Chaile

INTRODUCCIÓN

 

La expectativa es un estado de la naturaleza cognitiva que aparece en casos de incertidumbre o motivación, frente a un hecho que se centra en el futuro, donde aún no está confirmado lo que ocurrirá. Se presenta como una posibilidad razonable de que algo suceda, introduciendo al pensamiento en una idea de anticipación a los hechos, y se afirma como una evaluación subjetiva de alcanzar una meta concreta. Es por esto que necesita algo que la sustente, de lo contario se trataría de “esperanza” que puede tener bases poco realistas o bien ser una cuestión íntegramente de “fe”.

 

COMPRENSIÓN DESDE LO FÍSICO


Numerosos estudios han revelado que la corteza orbitofrontal (una región del lóbulo frontal del cerebro) se encuentra implicada en funciones de integración sensorial, en la toma de decisiones, durante la realización de juicios de coherencia intuitiva y en la formación de expectativas. Una de sus acciones principales es la coordinación de pensamientos y acciones de acuerdo con metas internas.
La mente almacena recuerdos de experiencias adquiridas a lo largo de la vida, y en casos en donde hay incertidumbre, o se vislumbra un hecho “similar” a una experiencia ya vivida, la corteza orbitofrontal actúa poniendo en acción estos “recuerdos almacenados” para intentar completar lo que desconocemos. De esta manera, es que el pensamiento crea una serie de posibles secuencias o soluciones a una situación determinada,basándose en lo que ya conoce.
En casos donde existe algún daño de la corteza orbitofrontal, las consecuencias generalmente derivan en la toma de decisiones que a largo plazo pueden ser nocivas para el individuo, como también en confundir recuerdos con el presente o no disociar entre lo real y lo irreal. Tiene además, una estrecha relación con problemas de adicciones.


COMPRENSIÓN DESDE LO ENERGÉTICO


Para entender a nivel energético la concepción de expectativas y como está directamente relacionada con la zona en donde se ubica la corteza orbitofrontal, veamos un punto en particular que nos muestra el sistema de chakras hinduista que es uno de los más sencillos de comprender.


CHAKRA 6. CHAKRA DEL TERCER OJO. CHAKRA DE LA FRENTE. AJNA


Se encuentra ubicado en centro de la frente, por encima y entre medio de las cejas, por delante y la basé del cráneo por detrás.

Entre otras funciones este Chakra, actuando correctamente, es el que nos permite plasmar en el plano físico, mediante la voluntad, las ideas que provienen de la creatividad. Es el Chakra que está directamente relacionado con la intuición y la percepción de la realidad tal cual es.
Cuando Ajna tiene un funcionamiento deficiente puede provocar dificultad para ver la realidad de las circunstancias, facilidad para equivocar rumbos, la falta de creatividad y voluntad ejecutiva, y puede ocurrir que las ideas que se generen sean muy negativas y desacertadas.

 

DIFERENTES FORMAS DE EXPECTATIVAS Y CONDUCTAS

 

Está claro que las situaciones en las que se conciben las expectativas abarcan una cantidad de diversas posibilidades. Para poder comprender mejor la naturaleza de lasexpectativas, podemos observarlas desde dos conceptos diferentes:


EXPECTATIVAS Y MOTIVACIÓN


Según la teoría de las expectativas, estudiada por el psicólogo Víctor Vroom, podemos entender que en ocasiones nos sentimos motivados cuando creemos que podemos realizar una tarea, que recibiremos la recompensa correspondiente y que dicha recompensa justificara el esfuerzo. Cada uno de nosotros tiene diferentes necesidades, deseos y objetivos, por lo que toma decisiones que orientan su conducta con base en su percepción del resultado. En estos casos estamos hablando de expectativas que generan movimiento y ponen las ideas en acción para conseguir un resultado. En general, cuanto mayor sea la expectativa, mayor será la probabilidad de motivación. Se trata del nivel de confianza que posee cada uno, tanto de sus propias capacidades, como del entorno y los factores que están relacionados con la realización del objetivo; como también de los recuerdos que tenga almacenados en cuanto a castigo y recompensa, es decir; fracaso y éxito.

 

EXPECTATIVAS Y OBJETIVIDAD

 

Diversas investigaciones elaboradas con fines netamente comerciales, muestran que el cerebro humano no es tan “objetivo” como creemos. El cerebro no capta pasivamente los estímulos que se le presentan. En muchos casos, la expectativa ante determinada percepción o sensación, es capaz de “modificar” nuestra experiencia misma del objeto. En muchas oportunidades, asumimos que percibimos la realidad tal como es, que nuestros sentidos registran fielmente el mundo exterior; sin embargo la ciencia dice otra cosa, que experimentamos la realidad no como es sino, como esperamos que sea. Hay más “interpretación” y “deseo” en el cerebro de lo que suponemos. Es aquí donde se presentan los “recuerdos almacenados” y completan lo que falta siempre con información que ya conoce y adaptándose a nuestros deseos.Esto nos ayuda a comprender mejor como funciona el efecto placebo, o los casos en donde los individuos tienden a suponer que un producto más caro presente en el mercado, es “mejor” que el mismo producto de menor valor.


REACCIONES ANTE EXPECTATIVAS NO CUMPLIDAS


No siempre acertamos en cuanto a lo que hemos intuido, percibido, o analizado previamente como probable resultado. Cuando no sucede lo que esperamos, somos presa de enojos y frustración. Si analizamos el hecho de haber “planificado” mentalmente todo cuanto podría acontecer, podremos advertir algunas conductas nocivas que genera nuestro pensamiento.
En primer lugar, debemos comprender que el enojo frente a estas situaciones está mucho más relacionado con nosotros mismos que con lo que creemos estar enojados. Hemos construido en la mente una serie de posibilidades sujetas a nuestros deseos y experiencias y de las cuales tratamos de convencernos. ¿Qué o quién nos garantizó que la expectativa se podría cumplir? No hay más responsables de nuestros pensamientos, que nosotros mismos.
Como es sabido, cada uno de nosotros en situaciones de enojo o frustración reacciona de diferentes maneras, aunque generalmente estas emociones nos llevan a alejarnos todavía más del objetivo en cuestión, ya que siempre nos hacen actuar de formas que nos contrarían o perjudican.
Por otro lado, sería muy difícil tratar de controlar el impulso natural de la mente, que tiende a completar lo que está incompleto, o evitar evaluar las posibilidades de éxito o fracaso ante determinadas circunstancias.

 

EXPECTATIVAS, EFECTIVIDAD Y DESAPEGO DE LOS RESULTADOS


Si bien, las expectativas en ocasiones actúan como un motor de movilización y nos motivan a perseguir un fin determinado, en otras ocasiones son el factor generador de enojos y frustraciones ¿Cuál sería entonces el modo correcto de actuar frente a ellas?
No se trata de eliminar las expectativas, sino de aprender a generar expectativas “efectivas” y a su vez, de desarrollar la habilidad de desapegarse de los resultados.

 

EFECTIVIDAD


Trabajar atentamente en tener claros los objetivos que continuamente estamos persiguiendo, en qué es lo que realmente nos importa, si estamos hablando de un objetivo propio, o impuesto por otros (sociedad, costumbres, entorno), si estamos siendo influenciados por factores que no se ajustan a la realidad. Analizarnos continuamente a nosotros mimos y nuestro accionar es un gran paso para comenzar a desarrollar expectativas eficaces. Las expectativas eficaces nos pondrán rápidamente en acción y la única manera de descubrirlas, es poniendo atención a nosotros mismos.
Serán las encargadas de darnos motivación para cada paso hacia el objetivo, ordenando las ideas y pensamientos, para llevar a cabo las acciones correspondientes mediante la voluntad y en el momento exacto en el que requieran ser aplicadas. Desapego de los resultados.
Personalmente, considero el desapego a los resultados como una habilidad que requiere de un trabajo interno continuo para lograr su desarrollo. Aunque lleguemos a tener una comprensión acabada de nuestras expectativas y los enfoques de nuestros objetivos, nunca sabremos de antemano si el resultado será acorde a lo que “deseamos”. Éste es exactamente el punto principal a trabajar cuando se trata de desapego al resultado. Hay “deseos”, aspiraciones, ambiciones o algún tipo de pretensión frente al resultado, que naturalmente son de carácter íntegramente personal y están relacionados con las necesidades como “individuos”.
En este punto, es la filosofía Shintoísta la que me ayuda a comprender mejor de qué manera actuar, basándome en uno de sus principios: “No se espera premio o castigo. El Shintoísta debe hacer lo correcto en cada momento porque sí, independientemente de las consecuencias. Generalmente lo correcto es aquello que ayuda al bien común, a la colectividad en la que se está integrado”. El resultado puede variar, o puede ser contradictorio a lo que nuestras expectativas inicialmente mostraban, pero nosotros nos desprendemos de lo que acontezca, manteniéndonos en la línea del correcto pensamiento y accionar en cada uno de los pasos que realizamos, sabiendo que comprometen y abarcan mucho más que nuestro propio interés.
Observarnos para poder conocernos en profundidad a nosotros mismos, a cada momento, puede ayudarnos a que las expectativas no sean motivo de inacción, enojo o frustración; sino una pieza importante de nuestra voluntad y un camino para aprender a vivir con un pensamiento más colectivo que individual, sin esperar premios o castigos, ocupándonos de hacer siempre lo correcto.