Volver a Reiki.do


PANTEISMO

El panteísmo es una filosofía que adopta la idea de que todo lo que existe constituye una única unidad energética. El término está compuesto por las palabras griegas, πάν (pan,"todo") y θεός (Theós,"Dios"). El panteísmo se desarrolla, a diferencia de cualquier otra filosofía, casi simultáneamente en todo el mundo: Japón en su mayor parte, las comunidades originarias de América y de Oceanía y una gran parte de África y de Asia. Además de tener esta asombrosa característica de haber sido simultánea, todas las culturas, donde se ha desarrollado esta filosofía, comparten también la forma de transmisión; en la cual muchos de los aspectos funcionales de la naturaleza se expresan de modo simbólico; utilizando como figura elementos de la misma. Podemos citar como ejemplos la cosmovivencia andina en donde se utiliza a Inti como Sol, en la cual las características humanizadas del Sol, son simbolizadas para su comprensión y no se toma al Sol como un Dios, sino como símbolo de paternidad. Sucede lo mismo en el caso del Shintoismo japonés, con Amaterazu, la cual no es una diosa, sino la expresión del Sol, pero visto desde el lado femenino, y no se toma al astro como creador ni nada por el estilo.


En tiempos en donde los medios de expresión y transmisión de saberes eran limitados, el conocimiento se expresaba mediante el relato de historias con un contenido esotérico inmensamente rico, en las cuales la identificación con elementos naturales -como es el caso de la filosofía Panteísta- es el medio por el cual se asocian los patrones (anclados a figuras tangibles y conocidas) que llevan a la comprensión y sobre todo, a recordar lo que se intenta transmitir. Lamentablemente, las diferentes formas de pensar entre occidente y las culturas anteriormente mencionadas; dieron como resultado una muy mala interpretación por parte de occidente, de las figuras simbólicas utilizadas para ejemplificar un concepto; y se deformaron teñidas por ideas creacionistas, convirtiéndolas en muchos casos en deidades, seres superiores con capacidades extraordinarias, etc. Nada más alejado del conocimiento.


Por otra parte, podemos encontrar dentro del panteísmo, dos grandes ramas para ser estudiado:


Panteísmo Acosmista: Esta cosmovisión interpreta a Dios como una única realidad verdadera, tomando al mundo sensible sólo de forma hipotética. Se concibe al universo en su totalidad como una manifestación, desarrollo y emanación de Dios. Diós en este caso está en cada ser o cosa que está dentro del Universo. Se sostiene que esta visión es una variante del monismo, postura filosófica en la cual el universo está constituido por una sola causa o sustancia primaria.


Panteísmo Ateista: Considera que la única realidad existente es el Universo en si mismo, y en la naturaleza se ve expresado todo lo que existe. En ningún caso existe una realidad trascendente ni principio creacionista.

 

La principal diferencia entre las dos ramas, radica en que esa Unidad Energética para los acosmistas tiene conciencia propia y eso abre la puerta a algún tipo de nombre, como es el caso de algunas comunidades originarias, sin embargo no hay que confundir esa idea con el concepto de Dios establecido por la religión. Muchas veces se confunden estos conceptos y no son compatibles de hecho.


Sin embargo, toda la idea panteísta puede resumirse en algunos principios básicos más allá de la línea emprendida: “El todo que contenemos y que además nos contiene, se manifiesta en leyes y ciclos que guardan un orden exacto y perfecto que relaciona a todas sus partes. Solo el conocimiento y la aceptación de dichos fenómenos, nos puede liberar y lograr la unión consciente con el todo”.


- UNICIDAD: Todo lo que existe, está compuesto por las mismas sustancias, las cuales están en constante cambio y en constante expansión y contracción. De allí que lo que nos conforma, conforma también el todo.

 

- FRACTALIDAD: Cada partícula que conforma cada cosa que existe, es una representación de si misma en diferentes escalas. En cada partícula está concentrada la totalidad de todo lo que existe.


- INFINITUD: Ni la materia, ni la energía pueden destruirse, solo transformarse. La totalidad de materia y energía existente en el Universo sigue siendo la misma desde el Big Bang y seguirá siendo la misma luego. El tiempo y el espacio no tienen ni principio, ni final.


- INMANECENCIA: No existe realidad por encima de la naturaleza. Los fenómenos que percibimos y los que no son visibles a nuestra consciencia, no son ajenos a la naturaleza y sus causas se encuentran dentro de ella.


- AUTORREGULACIÓN: El cosmos se regula a sí mismo a través de ciclos que se repiten indefinidamente, de expansión y contracción.


- ENTROPÍA: Todo lo que existe, tiene un orden inicial necesario para su funcionamiento y el mismo desde el momento en que inicia, empieza a degenerarse conforme vaya cumpliendo su ciclo de descomposición para un reordenamiento.


- DETERMINISMO: No existe una voluntad individual que pueda romper las leyes antedichas, todo lo que existe está sometido al mismo paquete y es parte de la misma unidad energética.