Volver a Reiki.do


POEMAS DE MIKAO USUI SENSEI- PARTE III

  • Por Mikao Usui

Constantes y seguras,
animando el cosmos,
las espadas del Reiki y del
Conocimiento,
con gran sabiduría y doble filo,
son el instrumento
del gran diseño de los kamis.

 

Cuando el aprendizaje se vuelve superficial,
sigue la guía
que todo lo abarca,
de las verdaderas técnicas
y el verdadero Maestro
en cuerpo y alma.

 

Misterioso es el gran diseño
de las verdaderas técnicas del Reiki;
pon su calor y su luz
justo dentro de tu corazón.

 

La verdadera victoria
es la victoria sobre uno mismo;
armonízate a ti mismo;
con el Divino Padre de la Mente.
La salvación vive justo dentro
de tu propio cuerpo y alma.

 

El pino, el bambú y el ciruelo
se refinan y se purifican
y forman la base del Ki,
la energía vital.
¿Desde dónde surgen?
En la transformación del fuego y el agua
Uno que está iluminado
y conoce todas las cosas no tendrá
necesidad de apurarse.

 

Con muchas facetas,
y sin conocer ninguna frontera,
el camino del Reiki
se abre al mundo,
y se manifiesta
en el corazón
y en el alma de todos.

 

El grande y universal
Camino del Reiki
ilumina a todo el mundo,
abriendo al mundo a la verdad.
No hay voz ni corazón que ver,
solo sigue a lo Divino,
y no habrá nada
que preguntar a los kamis.

 

El fuego y el agua
fundidos junto al Reiki.
Permanezco de pie sobre el puente
por encima del vasto océano,
mientras resuena el eco de la montaña.

 

Mantén el cielo y la tierra,
Dios y la humanidad,
en perfecta armonía,
combinados y unidos
para toda la eternidad.

 

La vibrante vida
circula y vivifica
toda la creación.
La joya espiritual del Reiki
es el puente flotante al cielo.

 

La esencia espiritual
del cielo y de la tierra
se congela como la cruz de nuestro camino.
La paz y la felicidad del mundo
están unidas al puente flotante del cielo.

 

¡Qué hermosa esta forma
del cielo y de la tierra
creada por los kamis!
A través de su energía
nos ha hecho miembros
de una sola familia.

 

El Espíritu Uno
formando a nuestros padres originales,
los sonidos que resuenan en todas partes
son tan fértiles y brillantes.